Los chiflados que chiflan a Messi

0

Messi se va silbado del estadio del PSG, la imagen es surrealista. El mundo se viene abajo por los chiflados de la guerra y por los chiflados que chiflan a los mejores, porque creen que pagar una butaca les da derecho; es como silbar a Picasso porque ese día no pintó lo que uno quería que pinte.

Este Messi no es ni por asomo aquel rayo de Zeus que atravesaba murallas inglesas, españolas, alemanas y cuantas más, pero silbar, ¿silbar, señores? ¡Eso, no! Así, no. Es como ponerle un chinche en la silla al maestro. Un golpe bajo, ridículo. Gallardo, que jugó en el Mónaco de Francia, dijo algo así como que no nos hagamos los patriotas, porque nosotros también los silbamos. Pero esa gente que alguna vez silbó a Messi no es una hinchada, es un espectador ocasional, fortuito, que en cualquier momento puede hacer un cacerolazo en el microcentro sin saber bien porqué. No es un nosotros inclusivo. El simpatizante de la Selección opina como Susana Giménez.

(Photo by FRANCK FIFE / AFP)

Todavía resuenan los silbidos en el Parque de los Príncipes, ¿qué cosa extraña, no? Silbar a Messi, silbar a Leo Messi… Una muestra más de la cobardía homogenizada, porque en la puteada uno expresa su voz, su furia, el reclamo es individual, hay una construcción del lenguaje. En el silbido, emerge la patota indivisible, todos al mismo tiempo, toditos emitiendo un pitido vigilante, peor que el del árbitro que te bombeó sobre la hora. A ustedes franceses ilustrados del PSG, es preferible tomar vino Toro del Tetra Pack de cartón y andar en bermudas, con la remera gastada de tantos usos, que ser catadores de buenos vinos, creadores de las mejores modas de la historia y tremendos impunes de mal gusto. ¿Recuerdan esa postal de 1990? “Hijos de puta”, decía Diego, escupiendo broncas, que no quería masticar, ni tragarse. Los italianos del norte, que hinchaban por Alemania, convirtieron el Olímpico de Roma en una olla silbadora de las estrofas del himno argentino.

Maradona también los habría puteado a los cuatro vientos

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.