La argentina que conoció a CR7 en un evento y cambió su vida por completo

0

Georgina Rodríguez nació en Buenos Aires, pero vivió casi toda su infancia en Jaca, al norte de España. En 2016 conociò al crack en una tienda de Madrid y el flechazo fue mutuo. Hoy viven juntos, con los tres hijos del futbolista y Alana Martina, la niña que nació fruto de este amor.

Georgina Rodríguez nació el 27 de enero de 1994 en Buenos Aires, Argentina, pero vivió casi toda su infancia en el norte de España, en Jaca, una ciudad oscense de sólo 13.000 habitantes que está cerca de la frontera con Francia, a unos 460 kilómetros de Madrid. Su padre, Jorge Eduardo Rodríguez Gorjón, fue un exfutbolista y director técnico argentino, que jugó por varios años en las inferiores de Racing, aunque no pudo llegar a Primera, mientras que su madre, Ana María Hernández, es española.

«Mi padre es argentino y mi madre es de Murcia. Fueron a Buenos Aires con mi hermana Ivana para que ellas conocieran a la familia de mi padre. Decidieron quedarse un tiempo allí y nací yo. Mi papá intentó convencer a mi mamá para vivir en Argentina, pero no lo consiguió y, cuando yo tenía un año, regresaron a Murcia. Después, nos trasladamos a Jaca», contó la joven de 27 años en una entrevista a XL Semanal en marzo de 2018. La familia Rodríguez nunca había podido tener un buen andar económico, Jorge buscó varias oportunidades para poder sacar a su familia adelante, pero los ingresos eran escasos.

La infartante foto de Georgina Rodríguez, la novia de Cristiano Ronaldo, en  el backstage de una sesión de modelaje

Georgina, a los 17 años, comenzó a trabajar de camarera en Jaca para ahorrar dinero, con el fin de irse a otra ciudad más grande, con más posibilidades a futuro. Eligió Madrid como su nuevo destino. A los 19 años arribó a la capital española en busca del trampolín que la haga despegar: “Empecé de dependienta en una tienda de ropa en San Sebastián de los Reyes, muy lejos de donde yo vivía, pero yo quería trabajar en el lujo y comprendí que para eso tenía que hablar inglés. Entonces decidí irme cuatro meses de au pair a Inglaterra. Viví en Bristol, contratada por una familia, y al volver a Madrid empecé a trabajar en Gucci. Tenía 22 años”, recordó la actual modelo. Rodríguez ganaba buen dinero, pero afirmaba que ella quería vender para ella, ganar para ella, no para otros.

Pero todo cambió cuando la argentina se cruzó con Cristiano Ronaldo. En 2016, en una tienda de Gucci, donde Georgina trabajó dos años. Allí, y de manera totalmente aleatoria, conoció al crack luso del Manchester United. En ese entonces, «CR7» defendía los colores del Real Madrid y estaba ahí por un evento comercial de la marca: “Me llamó la atención la altura, el cuerpo y la belleza. Estaba temblando frente a él, pero se encendió una chispa. Soy muy tímida y me agité frente a una persona que, con una sola mirada, me tocó profundamente”, declaró a la revista Grazia. Días después se volvieron a ver en un evento Dolce & Gabbana y ahí fue cuando pudieron entablar una conversación más tranquilos. Al tiempo, ambos manifestaron que fue amor a primera vista.

La foto de Georgina Rodríguez como dependienta de Gucci | Mujer Hoy

El día a día de Georgina dio un giro rotundo, la ciudad comenzó hablar del nuevo romance del jugador de la «Casa Blanca» y ella en reiteradas ocasiones se molesta al ser identificada como «la novia de Cristiano Ronaldo». La relación se afianzó rápidamente y apenas un año y dos meses después de que blanquearon su noviazgo nació Alana Martina, la primera hija de la pareja, que se sumó a los otros tres hijos del futbolista: Cristiano Jr., Mateo y Eva.

Sobre los niños, la argentina supo decir: “Siempre he sido madura y para mí tener cuatro hijos no es una carga. Lo llevo muy bien y, de hecho, ya no imagino mi vida sin ellos. Definitivamente nos ha acercado más. Estamos más felices. Los niños son nuestra alegría». Su amor por criar quedó remarcado cuando el 28 de octubre junto a Ronaldo comunicaron que iban a ser padres de gemelos (recientemente dieron a conocer que uno será varón y la otra mujer).

Cristiano y Georgina ponen rumbo a sus vacaciones con toda su tropa

Pero la vida de Georgina no se basa en sólo cuidar de los niños y realizar viajes de lujo. La oriunda de Buenos Aires dedicó su tiempo a estudiar contabilidad financiera en el Centro de Estudios Financieros de Madrid. Su curso, que comenzó en octubre de 2017 y terminó el siguiente marzo, le costó £ 780. Según El Mundo, incluyó módulos en materia tributaria, obligaciones legales y gestión patrimonial.

Asimismo, sacó provecho de ser una de las mujeres más conocidas del mundo y poco a poco, se fue perfeccionando como modelo e influencer (cuenta con casi 29 millones de seguidores en Instagram). Ha colaborado con varias publicaciones de moda de renombre, como ‘Women’s Health’, ‘VIP Magazine’ en Portugal, ‘Love Magazine’ en España y ‘Nova Gente’. Después de un año, apareció en las portadas de muchas revistas italianas, incluidas ‘Lux’ y ‘Diva E Donna’. A su vez, utiliza sus cuentas para promocionar sus emprendimientos, como lo hizo con Om By G, su primera marca. Consistía en una colección deportiva de lujo, que costaba 100 euros. Todo se agotó en unas horas.

Georgina Rodriguez Ronaldo sportswear Om By G sold out in less than a day -  YouTube

Rodríguez busca permanentemente tener ingresos propios. Lo hace promocionando, sobre todo a través de su perfil de Instagram, firmas de ropa, en su mayoría, ya sea de marcas de prendas deportivas, lencería o de trajes de baño, pero también de colchones o de suplementos alimenticios. También, demuestra de cuando en cuando su vertiente solidaria, como la colaboración que hizo la pasada navidad con la fundación Nuevo Futuro, que ayuda a niños y jóvenes sin hogar.

En esta misma línea, la argentina supo participar de otros grandes eventos, como el Festival San Remo de la Canción en el que fue co-presentadora y captó la atención del mundo cuando bailó una pieza de tango que, dijo, había practicado con «CR7». Y en 2020 participó de forma sorprendente en el concurso de cantantes enmascarados Mask Singer, de Antena 3.

Georgina quiere seguir creciendo y seguir siendo alguien el mundo. Pero quiere ser reconocida por lo que es y no por ser la pareja del portugués. Con menos de 30 años ya ha llegado a donde muchos aspiran, pero no se detendrá. Hace poco publicó que Netflix hará un documental sobre sus días, aunque aún no hay fecha de estreno. Georgina se ha convertido en una de las mujeres más seguidas y admiradas. Vive rodeada de lujos, pero en el fondo sigue siendo la misma chica de Jaca que adora bailar y estar con su familia. Y es precisamente esto el centro de su propio reality ‘Soy Georgina’, mostrarse cómo es, en esencia y, por supuesto, su inalcanzable día a día. «Tengo 27 años y hace 5 mi vida cambió», empieza diciendo en su reality, y la verdad es que tiene razón.

Soy Georgina | Avance oficial | Netflix España - YouTube

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.