El Club de los 27: el número que aterroriza a las jóvenes estrellas

0

En Internet se generó revuelo por la gran cantidad de estrellas de la música que murieron a los 27 años. Por eso surgió el nombre del «Club de lo 27». ¿Casualidad, mala suerte, fatal coincidencia? Acá te contamos quiénes se murieron a esa edad y qué teorías surgieron. 

No me la cuentes, que mi músico favorito todavía no llega a esa cantidad de pirulos. Bueno, en realidad, no se trata de ciencia ni de estadísticas, solo de casualidad… o no. Lo cierto es que varios artistas de renombre coincidieron en la edad en que murieron. Y cuando se habla de renombre, es porque estrellas como Kurt Cobain, Amy Winehouse, Jim Morrison, Brian Jones, Janis Joplin y hasta Rodrigo Bueno, le dan la mística al particular número, lo que hizo que se le asocie con la idea de un «Club».

Vidas problemáticas, alcohol, drogas y muchas giras exprimiendo talento de manera fugaz. Esos son algunos de los hechos que representan el caso, y cómo no, la muerte repentina, con todo un futuro repleto de arte que se vio truncado por la tragedia. El «Club de los 27» es un fenómeno cultural que alimenta la creencia de los más supersticiosos, quienes presenciaron por última vez un acontecimiento de este nivel en 2011, con la muerte de Winehouse. Los detalles de la lista principal, compuesta por siete genios, a continuación. 

Robert Johnson. Rey del blues; cantante, compositor y guitarrista. Nació en Hazlehurst, Misisipi, en 1911. Tuvo una vida misteriosa, de poca documentación mediática y con mitos paralizantes que recaen sobre él. 

Uno de ellos, cuenta que vendió el alma al diablo a cambio del talento que expresó en el blues. Según los rumores, Robert era un músico medio pelo, sin grandes dotes para la guitarra, hasta que tras regresar después de un periodo de tiempo desaparecido, todo era distinto: un referente hecho y derecho, que marcó la historia del género. Incluso, él mismo se encargó de alimentar la leyenda. ¡Tranqui, sin miedo al éxito!

Su muerte también es foco de versiones alternativas, ya que careció de datos precisos. La información que tomó más fuerza encuncia un envenenamiento, pero también se alegó sífilis, neumonía y asesinato con arma de fuego. Nunca hubo autopsia, al menos de difusión pública.  

Brian Jones. El primer líder de The Rolling Stones. Nacido en Cheltenham -año 1942-, fundó la formidable banda de rock en 1962 junto a Jagger, Richards y Stewart, tomando en sus inicios el mando del grupo musical. 

El joven había nacido para los instrumentos y la composición, tal es así que algunos creen que con su influencia la banda tuvo su pico de creatividad y diversidad sonora. Lamentablemente, los buenos momentos con el resto de los integrantes duraron poco: el pobre aporte en la última etapa a causa de su consumo problemático de drogas y los conflictos personales con algunos de los integrantes promovieron la decisión de despedirlo el 10 de junio de 1969.

Poco menos de un mes después (y sí, a sus 27 años), Jones fue encontrado muerto, flotando en la piscina de su casa. La versión oficial determinó que falleció por un ataque de asma; sin embargo, las historias extraoficiales no tardaron en aparecer. 

Jimi Hendrix. Su nombre causa impacto sin siquiera realizar una presentación en homenaje. Simplemente, uno de los más grandes guitarristas de la historia del rock, aún habiendo recorrido solo ¡cuatro años de carrera profesional! Una de las tragedias más grandes de la música: su poco tiempo de vida. 

Nació en Seattle, Washington, en 1942, pero murió del otro lado del charco. Su última noche, que pasó en Londres, dejó una serie de puntos de vista sobre cuál fue la verdadera causa de su muerte. No, no te jodo, otra vez una puja de opiniones y análisis en el Club de los 27. 

El 18 de septiembre de 1970 poco pudo pasar desapercibido. Su novia, Monika Danneman, declaró que lo llevó a casa de un amigo en horas de la madrugada, luego de haber compartido un vino. Después de unas horas, pasó a buscar a Hendrix nuevamente, y al volver al hotel donde paraban dialogaron hasta el amanecer. Al despertar horas después, el emblemático guitarrista se encontraba inconsciente. Fue declarado muerto en el hospital, por motivos de ahogamiento con su propio vómito. 

Se dice que el error fatal lo cometió un enfermero, quien, mientras trasladaban a Hendrix en la ambulancia, corrió su cabeza, desencadenando la tragedia. No obstante, tomó fuerza tras la posterior revelación de Dannemann el hecho de que habría consumido siete pastillas para dormir, lo que condujo a la intoxicación. 

Janis Joplin. Una de las artistas más influyentes de todos los tiempos. Referente, vanguardista e ícono de los años 60. Nacida en Texas, en 1943, murió por sobredosis de heroína con consumo de alcohol en Los Ángeles, a semanas del fallecimiento de Jimi Hendrix, su amigo. 

Por si quedaban dudas de la peculiaridad del club: ¡a la misma edad, a días de la muerte de su par! Como si fuera poco, la cantante había declarado: «no puedo morir en 1970. Dos estrellas de rock no pueden morir en el mismo año, no se preocupen». 

Jim Morrison. The Doors, ¿te suena? Sí, la legendaria banda de rock, de la que fue vocalista Morrison. Nació en Florida, año 1943, y se trata de una de las figuras más carismáticas y representativas del género.

¿Su muerte? Temprana y a causa de adicciones, tendencia que se repite en el club. Si bien no hubo autopsia y se estima que existieron otras posibilidades, el informe forense indicó «fallo cardiaco agravado por el abuso de alcohol». El deceso ocurrió en París, 1971. 

Kurt Cobain. Vocalista y principal miembro de Nirvana, la banda que representó el impulso del grunge durante la década de los noventa y que dio el paso al reconocimiento internacional con su disco «Nevermind».

Cobain no era uno más. El músico nacido en Seattle, en el año 1967, era inteligente, talentoso, y así también una persona que estableció una conflictiva relación con las drogas y padeció problemas de depresión. Su fama agudizó las crisis internas, que entre el resto de los factores provocó un camino hacia la más trágica decisión. 

Tras numerosos ingresos al hospital en poco tiempo, producto de sus adicciones, y por voluntad de Courtney Love, su novia, el vocalista de Nirvana decidió suicidarse de un escopetazo en la sala de invitados de su casa en Seattle, en 1994. 

El artista dejó una nota a su lado que decía: «Por favor, Courtney, sigue adelante. Por Frances. Por su vida, que va a ser mucho más feliz sin mí. Los quiero». Sin embargo, hay quienes tienen la teoría de que su compañera tuvo mucho que ver en la decisión que puso fin a su vida, mientras que los más extremistas sostienen que fue ella quien presionó el gatillo. 

Amy Winehouse. Su prodigiosa voz, su extravagante apariencia y estilo de vida son difíciles de olvidar. Nacida en Londres, 1983, con el correr de los años se dio cuenta cuál era su sueño, interpretando así géneros como el soul, el jazz, el R&B y hasta el ska. 

Así es, la autora de «Back to Black», su segundo álbum (2006) y ganador de muchos premios, también sucumbió ante las adicciones nocivas. Algunos dicen que su última pareja, Blake, es uno de los causantes de su degradación. 

Amy fue hallada sin vida en su departamento de la capital inglesa, debido a una intoxicación etílica, el 23 de julio de 2011, a los 27 años. 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.