Los 3 errores más comunes que se pueden cometer en la cama

0

A la hora de concretar el acto sexual, existen diversos factores que pueden culminar en una experiencia fallida. La desinformación suele tomar un peso mayor que los demás, y será por eso importante que las partes estén preparadas.

¿Saldrá todo bien? El sexo se realiza con un mínimo de dos personas, las cuales buscan no sólo disfrutar, sino también que el otro se sienta cómodo y alcance los mismos niveles de placer. Sin embargo, es frecuente que surjan inconvenientes que, si bien derivan de motivos distintos, puedan impedir un resultado satisfactorio. Especialistas en sexualidad, entre ellos, Celeste González y Francesca Gnecchi, quienes dialogaron con EloPodcast.com, trabajan día a día en divulgar los conocimientos necesarios que se deben adquirir para lograr un final feliz.

1. Posicionar a la penetración como lo más importante. Es recurrente que en el acto sexual haya hombres interesados en llegar rápidamente a la escena de la penetración. Pero, en realidad, el verdadero placer no podría estar más alejado de ser un mero movimiento pélvico, en especial en aquel que se da entre los sexos opuestos: las posiciones cumplen una función con cada área erógena de la mujer y es bueno consultar cuáles son oportunas. Tanto González como Gnecchi coinciden en que es importante moverse con continuidad y utilizar poses que estimulen mejor. Por su parte, el glande del clítoris se encuentra en el exterior y cuenta con una gran cantidad de terminaciones nerviosas; los especialistas remarcan la importancia de utilizar las manos y realizar sexo oral para lograr el orgasmo femenino.

2. Desconocer cómo estimular tu propio cuerpo. La complejidad del cuerpo femenino es mayor a la que puede contener el de un hombre, por eso, estos últimos acuden a informarse con mayor frecuencia sobre cómo estimular a una mujer. Pero a pesar de ello, existen también quienes no han explorado su anatomía en profundidad, y carecen de un dominio absoluto sobre sus partes sensibles. Francesca cuenta que “la masturbación en la mujer es importante” y que es crucial que, aún las personas que tienen pudor, “lo hagan para conocer su propio cuerpo y saber lo que les gusta, y así transmitirlo a otras personas”.

3. Restarle importancia a la comunicación. Este punto, que engloba a los anteriores, es vastamente conocido y no menos acentuado por profesionales en el tema. Pese a esto, se escapa más de una vez a la performance de los protagonistas, sobre todo cuando se trata del primer encuentro. Por timidez, vergüenza o dificultad para salir de la zona de confort, el diálogo que permite tener en cuenta qué prefiere la otra persona para aumentar su placer, puede pecar de ser pasado por alto y con su ausencia conducir a destinos frustrantes.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.